• Rosalaine

    Age: 60

    North Miami, FL

     

    Cuando su hijo menor cumplió 18 años, Rosalaine se quedó sin acceso a atención médica asequible y con una deuda de miles de dólares por visitas a la sala de emergencias.

  • Si el estado de la Florida expandiera Medicaid, Rosalaine Brooks, de 60 años, tendría seguro médico.

     

    “Me sentiría bien si no tuviera que preocuparme,” dice. 

     

    Florida impide que casi 1 millón de residentes de Florida, como Rosalaine, accedan a atención médica asequible porque el estado se ha negado a expandir Medicaid. Florida es uno de los 12 estados que no brinda cobertura para adultos de bajos ingresos sin seguro médico. En cambio, Florida limita el programa a mujeres embarazadas, discapacitados y padres de niños menores de edad con ingresos extremadamente bajos.

    “Me sentiría bien si no tuviera que preocuparme.”

  • Por ahora, Rosalaine obtiene medicamentos para la presión alta y la artritis en una clínica de salud pública cercana. Las visitas al médico son gratuitas, pero todavía tiene que pagar las pruebas de diagnóstico y los medicamentos. Si necesitara hospitalizaciones o especialistas, tendría que depender de hospitales financiados con fondos públicos, como Jackson Health Systems, que están abrumados y tienen un presupuesto bajo para atender a pacientes sin seguro. 

     

    Incurrir en deudas médicas mantiene a los no asegurados alejados de las salas de emergencias que salvan vidas. Rosalaine todavía debe miles de dólares de una visita anterior a la sala de emergencias y reza para no tener que ir nunca más.

     

    “Gracias a Dios que no he necesitado ir a la sala de emergencias desde entonces”, dice ella. “Si tuviera seguro médico, me sentiría bien sabiendo que mi factura estaría cubierta. No me preocuparía por recibir la atención que necesitaba para estar saludable”.